Tratamiento del Trastorno obsesivo-compulsivo

Escrito por blogmujeres 07-03-2018 en salud. Comentarios (0)

Tal vez usted ha tenido recientemente alguna inquietud sobre la búsqueda de componentes biológicos de diferentes problemas de salud mental. Estudiar los genes responsables de todos los trastornos de la mente que existen hasta las áreas cerebrales o neurotransmisores involucrados es algo fundamental. Sin embargo, dada la complejidad del ser humano, la biología no puede explicarlo todo, y por eso intentamos encontrar, desde el punto de vista de la psicología clínica, varios marcadores psicológicos que, en el caso del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), tienen una gran influencia en su desarrollo.

Por ello, este artículo se basa en la investigación realizada por la Asociación Española de Psicopatología y psicología clínica sobre el trastorno obsesivo-compulsivo y sus marcadores psicológicos. En particular, Gertrudis Forné, M. Ángeles Ruiz-Fernández y Amparo Belloch descubrieron que el sentimiento de una experiencia inacabada y "no sólo justa" podría mostrar síntomas obsesivo-compulsivos.

A partir de los resultados de la investigación publicada en el artículo “Sensación de Experiencias Inacabadas como motivadores de los síntomas obsesivo-compulsivos”, abordaremos este trastorno. Porque, como ocurre con todos los trastornos de la mente, la biología no es el único factor determinante. Esto hace que el medicamento no es suficiente para su tratamiento adecuado.

¿Qué tan complicado es el trastorno?

Para explicar los marcadores psicológicos del trastorno obsesivo-compulsivo, primero debemos saber exactamente de qué se trata, por lo pronto este trastorno se encontró previamente en varias clasificaciones diagnósticas dentro de los trastornos de ansiedad. Pero la evolución del conocimiento de esta condición se debe a que en la última actualización del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, conocido como DSM-5, se atribuye a la clasificación de su entidad.

Trastorno obsesivo-compulsivo

Las personas afectadas por este trastorno muestran obsesiones significativas que incluyen imágenes, pensamientos o impulsos que causan ansiedad crónica, una desesperación de atenuar dicha ansiedad a través de un comportamiento repetitivo o de atención. Un ejemplo de esto sería una persona obsesionada con los gérmenes en el entorno y que constantemente se lava las manos, de una manera tan frecuente y con agua tan caliente, que en ocasiones terminan en carne viva.


Normalmente, estos rituales compulsivos producen unas rutinas diarias que alteran significativamente la vida diaria del que la padece y por consiguiente pierde mucho tiempo. Afortunadamente, sin embargo, en algún momento de su vida, el paciente ha reconocido que estas obsesiones y/o compulsiones son excesivas e incluso irracionales y no puede dejar de realizarlas. Aceptar que se tiene un problema es un primer paso clave.

Cómo curar el TOC

Los tratamientos más efectivos para el TOC se realizan en conjunto para obtener un mejor resultado, siendo los principales:

El Método LIBTOC: Es un sistema terapéutico desarrollado por el doctor Carlos Valverde, que enseña a las personas a no identificarse con sus pensamientos, es decir, a no creer lo que sus pensamientos les cuentan. También tiene una parte que se engloba en el campo de la psicología que estudia el psiquismo más allá del ego, es decir, la psicología transpersonal. Es un tratamiento psicológico y no médico. Si deseas conocer más sobre el Método LIBTOC haz clic en este enlace.

Medicamentos: que se utilizaron inicialmente para el tratamiento depresivo y que posteriormente se descubrieron efectivos para tratar el TOC; las personas con trastorno obsesivo-compulsivo muchas veces obtuvieron una uniformidad de los síntomas al tomar medicamentos que regulan los niveles de serotonina; algunos medicamentos a menudo no eliminan completamente los síntomas del TOC y causan efectos secundarios indeseables, pero los medicamentos más modernos han sido bien tolerados.

Terapia cognitivo-conductual cognitiva (CBT): utiliza técnicas cognitivas para corregir conductas erróneas a través de la psicopedagogía del TOC (el paciente identificará sus obsesiones, compulsiones, evitación y pensamientos catastróficos), exámenes de evidencia, pruebas conductuales, graduación de la exposición y prevención ritual, ejercicios correctivos de pensamientos erróneos y crianza que acentúan la tarea.

Exposición ritual y terapia preventiva: El terapeuta se somete a ejercicios graduales durante los cuales el paciente es expuesto directamente a objetos, lugares o situaciones que causan molestias o incomodidades y son evitados (exposición), para evitar que realice rituales que alivien la ansiedad (prevención de rituales).