Irse a vivir con la pareja

Escrito por blogmujeres 01-03-2018 en pareja. Comentarios (0)

Irse a vivir con la pareja


Irse a vivir con tu pareja puede ser algo apasionante y muy divertido. Sin embargo, pueda dar lugar también a ciertas fricciones cuando se trata de decorar la vivienda, ya que los gustos y preferencias personales pueden no coincidir.
En el lugar en el que uno puede estar imaginado colocar un mueble de baño, el otro puede estar viendo la posibilidad de instalar un moderno jacuzzi con modernas funcionalidades. A esto hay que sumarle que, aunque es lo más habitual, no siempre las parejas realizan juntos las distintas adquisiciones.


Como mujeres, puede ser complicado dejar a un lado nuestra inclinación natural hacia los toques más femeninos, pero tenemos que tener en cuenta que puede que el rosa o los volantes no sean del todo del agrado de nuestra pareja, por lo que aquí van una serie de consejos para hacer de tu próximo nidito de amor también un remanso de paz.




1. Realiza un inventario

Antes de ir de compras o tratar de llegar a un acuerdo en cuanto a la decoración, es buena idea redactar un inventario en el que se deje claro cuáles de los elementos de la decoración actual queremos conservar y de cuales queremos deshacernos.


2. Encuentra inspiración

Cuando me mudé por primera vez con mi chico, ambos creamos un tablón en Pinterest en el cual íbamos pineando las imágenes de lo que a cada uno le gustaba. Mención especial para los tablones de parquets naturales y suelos laminados de gibeller.es en el cual encontramos una gran cantidad de ideas inspiradoras. En mi tablón incluí tanto muebles que me gustaban como esquemas de colores que después le mostré a mi chico. Este fue un ejercicio muy útil para entender qué tipo de cosas podría tolerarél y que no, y viceversa. Así como nos ayudó a comenzar a dibujar las líneas principales del estilo de decoración en el cual ambos nos sentiríamos cómodos.

3. Dadle vuestro toque más personal

A pesar de que la idea de vivir en una casa de catálogo de revista puede ser muy seductora, lo más importante es que hagamos de nuestra casa nuestro hogar. Piensa en aquellas cosas que os hacen especial como pareja y como personas, y tratar de incorporarlas dentro de los elementos de vuestro nido. Del mismo modo, tenemos que evitar en la medida de lo posible comprar cosas o decorar la casa de cierta forma tan solo porque esté de moda. Si realmente no sentimos la decoración y los objetos de nuestro hogar como nuestros, rápidamente nos cansaremos de todo cuando ese estilo haya pasado de moda. Esto es algo que no nos podemos permitir, ya que los gastos que conllevan decorar una vivienda no son minúsculos. Tener estas cosas en cuenta es la mejor forma de asegurarnos de que podremos sentirnos cómodos durante muchos años en la casa que estamos empezando a habitar.


¿Y tú? ¿Estás lista para dar el paso? Atrévete a contarnos tu experiencia.